Toxicos en casa - ¿Tenemos tóxicos en nuestras casas?

¿Tenemos tóxicos en nuestras casas?

En esta sociedad cada vez estamos más comprometidos con el cuidado del planeta. Reducimos, reutilizamos y reciclamos los residuos. Además, consultamos ecoetiquetas  que nos informan sobre la procedencia, procesos y tóxicos que contienen los productos que compramos, tanto para consumo como para la higiene y el cuidado personal.

En el sector de la alimentación, existen tóxicos como:

  • Contaminantes industriales tales como las dioxinas, lindano y el mercurio entre otros.
  • Residuos de pesticidas.
  • Envases y útiles de cocina como el bisnefol A, ftalatos.
  • Y un innumerable número de aditivos alimentarios.

Se sabe que el sector de la cosmética es uno de los más contaminantes, tanto por el plástico que utiliza en su envasado, como por la cantidad de tóxicos que contienen dentro de los ingredientes de sus productos.

Triclosán, Formaldehídos, Parabenos, Polietilenglicol actúan como antibacterianos, fungicidas, para dar texturas o para fijar olores. Estos tóxicos no solo dañan nuestros organismos sino que también perjudican a nuestros ecosistemas marinos.

Además, cada vez se está más concienciado sobre esto y se están comenzando a implantar medidas para cuidar al planeta y a nosotros mismos.

¿Pero cuidamos de igual forma nuestros hogares?

Ese lugar en el que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo se merece ser el lugar más seguro y saludable Lo intentamos.

Por ejemplo, ponemos filtros en grifos para reducir la entrada de Thihalometanos que forma el cloro, colocamos bombillas de bajo consumo, instalamos calefacción totalmente ecológica  con energía solar y fotovoltaica o calderas de biomasa o pellets.

Sin embargo, no lo conseguimos porque compramos muebles baratos de poca calidad que, en un espacio muy corto de tiempo, terminan en los vertederos. Este tipo de mobiliario nos expone a dosis elevadas de formaldehido y compuestos orgánicos volátiles. Y también, nos expone a Ftalatos presentes en pinturas, colas, plásticos blandos que se utilizan para suelos, tejidos no naturales, revestimientos, barnices, etc. Esto contribuye a la toxicidad de nuestros hogares.

Ahora ya no tenemos excusa para seguir viviendo en hogares rodeados de tóxicos ya que podemos tener muebles y decoración sostenibles. Un mueble sostenible es aquel que es duradero, está fabricado con materiales naturales, está diseñado para posibles reparaciones y  está creado para un desmontaje sencillo produciendo cero residuos.

¿Qué es un producto sostenible?

Es aquel que ha sido elaborado respetando el medio ambiente, protegiendo a las personas que los han fabricado y contribuyendo de esta forma a que no haya explotación infantil.

Decimos que un producto es sostenible cuando toda su etapa de elaboración ha sido sostenible, incluida la explotación de materias primas, la elaboración y el transporte.

Las materias primas de los productos sostenibles deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben ser explotadas de forma que se aseguren los recursos duren para generaciones futuras.
  • Proteger  el medio ambiente, los ecosistemas y la fauna.
  • Asegurar trabajos con jornadas de ocho horas, salarios dignos y seguridad en el trabajo.
  • Garantizar que los suministradores también sean empresas sostenibles.
  • Minimizar los efectos del transporte en el ecosistema.

 Las características de los muebles sostenibles son:

  • Durabilidad
  • Se puede reparar
  • Fácil desmontaje
  • Ningún residuo
  • Materiales naturales.

 Las maderas con sellos FSC o PEFC provienen de bosques gestionados de forma sostenible. La madera con estos sellos reduce la tala ilegal.  Para el acabado de estas maderas se pueden usar pintura a la caseína, ceras y aceites naturales.

fsc logo 1 - ¿Tenemos tóxicos en nuestras casas?

Las características de una prenda sostenible son:

  • Las materias primas deben estar libres de productos químicos.
  • Los tejidos orgánicos deben ser naturales. Aquellos que  proceden de cultivos orgánicos  pueden ser:
  • De celulosa o fibra procedentes de plantas.
  • De proteína o fibra procedentes de animales.
  • Tejidos reciclados.
  • Los materiales usados principalmente pueden ser tintes naturales y en productos de piel, un curtido alternativo.

Las prendas sostenibles a parte de estar indicadas para personas comprometidas con el medio ambiente, están especialmente pensadas para personas con dermatitis atópicas, eccemas y psoriasis.

La cosmética sostenible son aquellos productos que respetan el medio ambiente y al consumidor durante los procesos de fabricación. En su etiquetación también puedes leer cruelty free, es decir, ni el producto ni sus ingredientes han sido testados en animales.

En la cosmética también existen otras dos acepciones: bio y natural. Un cosmético puede considerarse bio cuando su fórmula es un 80% ingrediente vegetal y un 10% agricultura ecológica. Un cosmético natural está compuesto por un 90% de materias primas naturales de origen vegetal y animal (por ejemplo, leche, cera, miel, etc.) y un 10% de sustancias químicas o sintéticas. La cosmética vegana no incluye la materia prima de origen natural.

Gracias por valorar este artículo
(Votos: 1 Promedio: 5)

Publicaciones Similares